febrero 25, 2024

Pasión sin barreras

Lyon gana su quinta UEFA Women’s Champions League consecutiva.

La cancha de Anoeta fue la testigo de la consecución de la quinta UEFA Women’s Champions League consecutiva y la séptima de la historia para el Olympique de Lyon. El VFL Wolfsburg demostró ser un rival digno para esta final que, a pesar de jugarse a puerta cerrada por la ya conocida crisis sanitaria, estuvo llena de emoción.

Gran primer tiempo de Olympique de Lyon

El cotejo comenzó con un ritmo frenético caracterizado por la presión alta del Lyon durante los primeros 15 minutos. El cuadro francés basó su juego en recuperar la bola en la propia mitad del Wolsfburg. Esto conllevó a que la creación iniciara desde allí con mucha prioridad para las volantes por fuera, en especial a una muy inspirada Cascarino, quien hizo de las suyas por derecha durante todo el partido. 

Otra alternativa buscada por las campeonas fue la táctica fija por elevación a través de Wendy Rennard. La también seleccionada francesa aprovechó su estatura para crear problemas en dos ocasiones durante los primeros doce minutos del partido.

Las laterales del OL, Karchaoi y Bronze, se suman al ataque constantemente aprovechando su técnica y confiando en la solidez de sus centrales Rennard y Buchanan. A los 25’, la presión por fin dio fruto después de que Le Sommer rematara a puerta y, después de un rebote largo de la guardameta Abt, abriera el marcador en el contrarremate. 

Le Sommer celebra el primer gol del partido

Con el pasar de los minutos y ya abajo en el marcador, Wolfsburg empezó a volver cada vez más físico el partido hasta hacerse del control del medio campo. Sin embargo, al 44’ un rebote fue aprovechado de manera magistral por Kumagai para poner el 2-0 a favor de las francesas con un colocadísimo disparo al palo izquierdo de Abt.

Kumagai hizo el segundo y lo festejó intensamente.

¿Vino la reacción del Wolfsburg?

Para la segunda mitad, el cuadro de las lobas mostró una postura más agresiva en busca del descuento. Esta presión rindió frutos pues el cuadro alemán logró hacerse presente en el marcador a través del gol de Alexandra Popp al 57’. 

El descuento llegó a través de Popp.

La presión del Wolfsburg se mantuvo constante en los minutos siguientes a la consecución del gol.  Los ingresos de Oberdorf y Wolter fueron importantes para que el cuadro verde se mantuviera encima, aunque el OL siempre mantuvo sensación de peligro jugando a la contra.

Durante los últimos 15 minutos el partido, el desgaste físico empezó a ser evidente en ambos cuadros con espacios cada vez más largos entre líneas y una transición casi inexistente entre defensa y ataque. La precisión en los pases también empezó a disminuir por momentos, sin embargo, la postura del Woflsburg de buscar el empate se mantenía intacta. 

Rölfo y Bronze mantuvieron un intenso duelo cada vez que la jugadora del VFL Wolfburg trataba de desbordar a la afamada lateral derecha. Aunque la primera logró ganar en algunas ocasiones, las zagueras centrales lograron solventar constantemente para mantener la ventaja de las leonas. 

Los últimos momentos del tiempo regular estuvieron marcados por un Wolfsburg desbocado al ataque, a lo que Lyon respondió con los ingresos de la internacional nerlandesa Shanice van de Sanden y de la inglesa Jodie Taylor. El tercero y la tranquilidad llegaron al 88’, a través de Gunnarsdóttir quien con un gol de taquito puso cifras definitivas ante su ex equipo.

Con esta conquista, el Olympique de Lyon se confirma como el equipo más dominante en lo que va de este siglo y corona otra temporada europea con números impresionantes. 

Spread the love